Momentos en los debemos suprimir el consumo de cerveza

La cerveza es una de las bebidas alcohólicas que tiene mayor difusión a nivel mundial, dado que sus costos son relativamente bajos en relación a otros ejemplares como el vino, el whisky, el vodka, etc.

Los fabricantes de cerveza han sacado el mayor provecho, de modo que en cada país hay una marca distinta dispuesta a complacer los gustos de los consumidores que son numerosos.

No obstante, son muchas las ocasiones en las que el consumo de cerveza debe restringirse, ya que si bien es una de las bebidas alcohólicas más inofensivas, no por ello es menos perjudicial cuando es consumida en exceso.

Así que sin más preámbulos mencionaremos qué momentos son los menos propicios para consumir cerveza, ya que muchos la subestiman por tener bajo grado alcohólico.

  1. Durante el embarazo

Por mucho tiempo se ha hablado sobre la limitación en el consumo de cerveza durante el embarazo, y las opiniones hechas por expertos no han cambiado en lo absoluto.

La advertencia más común que se hace a las mujeres embarazadas, es que no deben ingerir la dichosa bebida durante el embarazo, cuando se sospeche su existencia, e inclusive durante la lactancia materna, ya que quien acarrea los males es el bebé.

Por supuesto, cuando las mujeres no tienen ni idea que están embarazadas, esto puede ser un problema. Afortunadamente la barriga siempre suele salir a flote, y en caso de que una mujer sea asidua al consumo de cerveza, debe detenerse de forma inmediata.

  1. En horario laboral

Nunca dejaremos de ver a ciertos trabajadores que se toman unas cervezas justo en pleno horario laboral, o en el receso de la hora del almuerzo, pero lo que muchos desconocen es que ingerir más de 3 cervezas puede llegar a entorpecer las labores.

Los que saben controlarse, bien por ellos, pero hay otros que no saben dominarse a sí mismos y se exceden en el consumo.

Por ejemplo, un cerrajero en sarria que decida comprar algunas cervezas y luego se reincorpore a sus tareas correspondientes, le puede resultar contraproducente el haber tenido que calmar su sed con cervezas.

Sobre todo cuando le toque manipular ciertas herramientas, que pueden derivar en lesiones para el especialista, originando adicionalmente una instalación deficiente de cerraduras y otros dispositivos.

  1. Antes de tomar el desayuno

Si, habrá quienes tengan como filosofía de vida tomar cerveza con frecuencia, pero eso no significa que sean invulnerables por mucho tiempo, sobre todo cuando toman cervezas antes de desayunar.

Esto puede resultar sumamente perjudicial, ya que la persona cuando se despierta por las mañanas, ha tenido varias horas sin haber consumido alimento, por lo que el estómago se encuentra vacío de alimentos.

Al hacer contacto la cerveza con el estómago en ayunas, puede desencadenar en desequilibrios gástricos que pueden generar úlceras o incluso la muerte.

Así que sé responsable con el consumo de cerveza, teniendo en cuenta que beber cervezas tiene ocasiones propicias para celebrar y no para vivir momentos lamentables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *